3 principios para usar bien un libro de texto en Primaria

(¡…y que no sea él el que nos utilice a nosotros!)

3 principios

Llegó septiembre, y con él aparecen a clase nuestros queridos alumnos con sus mochilas de ruedas llenas de ilusiones, esperanzas, algún miedo….y, sobre todo, de libros de texto costosamente forrados por sus sufridos padres, abuelos o tutores legales.

En este blog ya hemos denunciado los peligros de una cultura escolar basada en la sobreutilización de este recurso. Vamos a suponer ahora que, por X razones —que darían para otro artículo— nos vemos obligados a utilizarlos en nuestras clases. Lo que presento a continuación son tres sencillos principios, de aplicación casi universal, que nos pueden ayudar a sacar el máximo partido a los libros mientras que reducimos sus daños colaterales. Están inspirados en mis años de experiencia como profesor de inglés, pero, también, de mi observación de muchas clases de Lengua, “Cono” / Science e inglés.

 

Principio 1: no tengas prisa por que lo abran

La razón es sencilla. Los primeros minutos de clase sirven para activar a los alumnos, lo cual conlleva aspectos cognitivos, afectivos y motivacionales. De forma simbólica, queremos decirle al alumno que

  • en esta clase vamos a partir de lo que sabe, piensa o puede predecir para conocer cosas nuevas.
  • este proceso va a ser grupal y “personalizado” (cada grupo es diferente) y, si es posible, divertido.
  • por lo tanto, “lo importante” de este proceso está fuera, y no dentro, del libro.

¿Alternativas? Infinitas. Diálogo con todo el grupo, apoyado (o no) por imágenes en la PDIo pantalla; lluvia de ideas, rutinas de pensamiento…Idealmente, que de las tareas de activación surja una duda o pregunta que pueda ser contestada por la lectura del libro.

 

Principio 2: sustituye lo sustituible

Hay muchas partes de la típica unidad de un libro que son fácilmente prescindibles. Ejemplos:

  • Las preguntas, imágenes o lecturas de activación al principio de las unidades son fácilmente reemplazables por otras obtenidas por nosotros, y que además pueden partir de la realidad cotidiana de los alumnos (cole, barrio, ciudad, región, etc.) ¿Por qué mirar una foto de un río genérico cuando podemos proyectar una del río que pasa cerca del cole?
  • Las partes al final de las unidades también se prestan a ser sustituidas o, cuando menos, “tuneadas”: los típicos proyectos o experimentos de Ciencia Social / Natural, los esquemas o resúmenes, las preguntas de autoevaluación…Podemos incluso “copiarlas”, pero realizarlas con el libro cerrado, como una actividad aparte.

 

Principio 3: evita la rutina

Este principio es aplicable incluso si decidimos ignorar los dos anteriores. Aquí el objetivo es evitar el clásico “Fulanito, lee” que hace que Fulanito se entere de poco, sus compañeros de menos aún, y todos nos aburramos soberanamente. Algunas ideas al respecto:

  • Parece obvio, pero a veces nos olvidamos de que leer no es sinónimo de leer en voz alta. Sobre todo en grupos de niños más mayores (tercero en adelante) podemos pedir a los alumnos que lean en silencio o, mejor, en equipo, centrándose en el significado del texto y no en la forma oral.
  • Lógicamente, también podemos apoyarnos en las grabaciones de los textos que vienen, sobre todo, en los métodos bilingües. Así trabajamos la comprensión auditiva y proporcionamos un modelo de pronunciación correcta.
  • Como sugiere la didáctica de la lectura, es una buena idea proponer tareas de lectura antes de la misma. Pueden ser preguntas sencillas, p.e. de verdadero o falso, si o no, etc. Si el alumno escucha la grabación del tema, se pueden proponer actividades de respuesta física, (Total Physical Response), del estilo “levanta la mano cuando oigas el nombre de un animal”.

Hacerlo proporciona una razón auténtica para leer (no solo que lo pida el profe) y, además, ayuda al niño a leer mejor, ya que, en la vida real, casi siempre leemos con una finalidad en mente (buscar un dato concreto, sacar una idea general, seguir una secuencia de instrucciones, etc.) y nuestros esquemas mentales adecuan la lectura a dicho objetivo.

  • Otro tanto vale para las preguntas o actividades de comprensión que suelen seguir a los textos. Aquí es recomendable alternar diferentes formas de interacción: a veces podemos resolverlas juntos, otras preguntar individualmente, otras en parejas, grupos o equipos…Es importante tener en cuenta que algunos alumnos necesitan algo más de tiempo para procesar la información —incluso pedir ayuda a sus compañeros— así que, como regla general, resulta beneficioso que los alumnos tengan algo de tiempo para preparar sus respuestas.

Se podrá pensar que este diseño alternativo consume demasiado tiempo. No necesariamente: ya que, de alguna manera, estamos integrando las preguntas o tareas de comprensión / refuerzo dentro de la propia lectura. Además, al estar promoviendo una lectura más significativa, es más probable que el alumno recuerde lo leído y lo integre en sus esquemas mentales, reduciendo el tiempo que necesitaremos para repasarlo.

Obviamente, no estamos hablando de que cada página del libro se convierta en una aventura impredecible, pero si en alternar varios canales y formas de interacción para, por un lado, reducir la rutina y, por otro, ayudar a nuestros alumnos a ser mejores lectores.

 

Conclusión

Creo que estos tres sencillos principios son válidos y aplicables en la mayoría de los contextos que nos podemos encontrar en Ed. Primaria y Secundaria. Al final, como en otros aspectos de la didáctica, se trata de aceptar, por fin, la idea básica de que es el alumno el que aprende, y no el profesor el que enseña o, peor aun, se limita a transmitir información. Y “negociar” en nuestras aulas con el hecho de que, aunque los alumnos de hoy tienen una relación con la información y el conocimiento muy diferente a la que tenían los de ayer, los libros de texto, por lo general, no han evolucionado al mismo ritmo. Eso, suponiendo que sean capaces de hacerlo.

Espero que este texto os haya sugerido alguna idea o matiz que podáis incorporar a vuestras clases. Os agradezco cualquier aportación, sugerencia o crítica.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Blog, educación, ensayo

2 Respuestas a “3 principios para usar bien un libro de texto en Primaria

  1. Noemí

    Estupendo artículo, Alfonso. Me parece especialmente importante tu idea de cambiar todo lo genérico que aparece en los libros de texto por cosas que sean significativas para los niños.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s